Archive for the ‘ educando ’ Category

Trucos para vencer la timidez en los niños

El individuo que es tímido se oculta bajo el manto de la timidez para protegerse de situaciones sociales que le resultan comprometidas, violentas o simplemente molestas.
La timidez es un mecanismo de defensa a nivel social. Pero, … ¿es realmente algo negativo? Sigue leyendo

La vuelta al cole y sus posibles inconvenientes

La vuelta al cole supone la aparición de trastornos propios de un cambio importante. Un inconveniente que se sufre en todas las edades y que es a la población infantil, entre 3 y 7 años, a la que afecta en mayor medida. Sigue leyendo

El estrés se mide… en tu pelo

¿Existe un modo objetivo de medir el estrés? Según revela un estudio de la Universidad de Western Ontario que se publica en la revista Stress, el análisis de un marcador biológico presente en el pelo muestra el estrés sufrido en los meses anteriores.

Se trata del cortisol, una hormona cuya secreción es mayor durante los momentos de estrés. Tradicionalmente sus niveles se han medido en el suero, la orina y la saliva, pero estos análisis sólo muestran el estrés en un momento puntual. Sin embargo, el cortisol se captura también en el pelo y, según explica Gideon Koren, responsable del estudio, “de media, el pelo crece un centímetro al mes y si tomamos una muestra de pelo de seis centímetros de largo podemos determinar los niveles de estrés durante seis meses midiendo el nivel de cortisolen el cabello”.

Con esta técnica, los investigadores han podido hacer una evaluación exacta de los niveles de estrés en meses anteriores a un ataque cardiaco, proporcionando la primera evidencia directa de que el estrés crónico juega un importante papel en los problemas cardiovasculares.

En concreto, en el estudio, se recopilaron muestras de pelo de tres centímetros de largo de 56 hombres adultos del Centro Médico Meir en Kfar-Saba (Israel) que sufrían ataques cardíacos, así como de un grupo control sin problemas de corazón. Los niveles de cortisol en el pelo en los anteriores tres meses eran muy superiores en los pacientes de ataque cardíaco en comparación con el grupo control. Y la prevalencia de diabetes, hipertensión, tabaquismo y antecedentes familiares de enfermedad arterial coronaria no diferían entre los grupos, por lo que el contenido de cortisol en el pelo se presentaba como el predictor más fuerte del ataque cardíaco. Sigue leyendo

10 Claves del Adolecente

En 1955, la película de Nicholas Ray Rebelde sin causa creó un estereotipo que permanece en el imaginario colectivo: el adolescente como figura indómita. En el film, Jimmy Stark –James Dean– era la viva imagen del muchacho torturado. Desde entonces, esa etapa de la vida marcada por la oposición a todo, entre otras cosas, ha sido estudiada a fondo. Psicólogos y sociólogos investigan si su comportamiento obedece a un rito social, se debe a un cúmulo de factores biológicos que se activa en un momento dado o se trata de una combinación de ambos. Aquí intentamos dar respuesta a algunas cuestiones vitales que surgen entre los 11 y los 19 años de edad.

1. ¿Por qué están siempre molidos y comen como limas?

La sorprendente voracidad de los adolescentes responde a razones biológicas: a medida que se alcanza la pubertad, aumenta la necesidad de nutrientes, pues en esta etapa se crece rápidamente. Sin embargo, parecen estar siempre cansados. Esta fatiga suele atribuirse a cambios hormonales, problemas de adaptación y al sobreesfuerzo. Otra de las causas de este bajón podría ser un retardo en el reloj biológico que controla los ritmos del sueño. Según un equipo de investigadores australianos de la Universidad Tecnológica de Swinburne, los púberes viven en un continuo desfase horario, lo que les hace despertarse un par de horas antes de lo normal. Eso se traduce en falta de energía y sensación de atontamiento.

2 ¿A qué se debe su cara de zombi?

La dificultad que tienen muchos adolescentes para dormir a las horas más habituales tiene que ver con una modificación en el ritmo circadiano. Según esta hipótesis, su reloj biológico se invierte con respecto a la infancia y la madurez, esto es, a los adolescentes el cuerpo les pide dormirse y despertarse más tarde. Un jet lag permanente. Ahora, un estudio del Instituto Politécnico Rensselaer, en Berlín, publicado en la revista Neuroendocrinology Letters ha desvelado uno de los factores involucrados en esta alteración biológica: la falta de luz natural. En un experimento, los científicos pidieron a unos voluntarios que utilizaran durante varios días unas gafas especiales que evitaban la longitud de onda corta o luz azul. Esa trampa implicó un retraso de 30 minutos de media en el inicio del sueño. Estos expertos señalan que, al no recibir luz diurna, se retrasa el inicio de producción de melatonina, una hormona que indica al cuerpo la necesidad de dormir. Pues bien, la aparición de esta hormona se demoró seis minutos por cada día que estuvo limitada la exposición a la luz azul. Las conclusiones concuerdan con los datos de otros estudios que indican que el mayor nivel de melatonina en los adolescentes se da a primera hora de la mañana, cuando el resto de personas se despierta.
Sigue leyendo

Las preguntas clave que todas deberíamos hacer antes de una relación

¿Estás a punto de embarcarte en una relación de pareja seria y con pinta de duradera? ¿Y estás segura? Quizás antes de entregarte emocionalmente por completo a otra persona deberías de plantearte una serie de cuestiones que pueden evitarte problemas en el futuro. Está bien dejarse llevar por los sentimientos pero también conviene mantener una parte de cordura… Sigue leyendo

¿Fuerte?… El hombre maltratador

Frecuentemente el maltratador ha sido una víctima cuando niño y adolescente. Habrá sido golpeado, lastimado, apaleado, vejado, insultado, despreciado y atropellado. Muy probablemente abandonado cuando niño por su padre quedó al cuidado de su madre, seguramente resentida con su pareja y con una carga social y económica muy comprometida. Por esto, y dado que se tuvo que convertir en madre y padre a la vez, ella le exigirá a su hijo en extremo, su rabia personal contra su ex la descargará sobre el niño y acaso lo maltratará y requerirá deberes que corresponderían a su antigua pareja. Cuando el pequeño se hace adulto, con estos patrones violentos aprendidos, reaccionará en consecuencia

Tras la historia de todo maltratador hay un pasado de abandono y de carencias afectivas, con baja autoestima que la disfraza cómo un hombre sociable, alegre, fiestero. Con unas copas de más o sin ellas, agredirá a su mujer e hijos, o peor, caerá en el alcoholismo o drogadicción y exacerbará su comportamiento agresivo. Por su historia personal, sentirá que su conducta violenta no tiene nada de malo y no reconocerá que tiene un problema de manejo de ira. El ama a su madre y recuerda a su padre y asocia esta querencia al maltrato. Se crea la falsa suposición de que su padre o madre lo “castigaban” por su bien. Es decir, sí se quiere se castiga, se maltrata.
Por otro lado, con sus hijos y su mujer asustados, el hombre sentirá que tiene el poder y el control, como lo tenía su papá o mamá. Sigue leyendo

Cuando se le dice a un hijo, frases como: “No sirves para nada” o “eres un inútil” se está destruyendo su autoestima

Nadie desea un hijo fracasado, pero “sin quererlo” algunos padres contribuyen a hacerlo. Cuando se le dice a un hijo, al cometer un error o incurrir en una falta, frases como: “No sirves para nada” o “eres un inútil” se está destruyendo su autoestima. Todo niño copia a sus “patrones de conducta” principalmente a sus padres. Su personalidad y forma de ser se conformará imitando a los seres que tienen su confianza y cariño, y tomando en cuenta sus enseñanzas. Un niño le cree a sus padres. Si estos le dicen que no sirve para nada, el lo hará su realidad y su imagen de sí mismo será esa. Ante un traspié del hijo debemos resaltar sus valores positivos y solamente llamar la atención sobre el desliz. Si el niño o niña rompe algo en casa por estar brincando o jugando en un lugar no adecuado debemos reprenderlo así: “Hijo, tu eres muy inteligente y debes entender que no puedes jugar en este sitio, ahora tienes que recoger lo roto y aprender que se juega en el patio o jardín”. De esta manera lo castigamos haciendo que repare lo roto y le enseñamos que es inteligente. Sigue leyendo