Sexo: Sus rasgos físicos desvelan qué tipo de amante es en la cama… ¡Averígualo antes de catarlo!

¿Qué tipo de amante es?, dulce, salvaje, juguetón, romántico… ¿sabías que con solo mirarlo a la cara se puede deducir cómo es en la cama?…¡Atenta!

¿Crees que si él no es bueno en la , la será un fiasco? Ahora ya puede salir de dudas y adivinar que tipo de amante es antes de catarlo. Solo debes analizar los rasgos de su … ellos te lo chivarán.

Analiza su mirada, su sonrisa, su nariz, sus orejas, sus manos… ¡Te darán las de su sexualidad!

¿Qué dice su mirada?

La mirada es el espejo del alma y sin duda lo delata. Según cómo te mire, sabrás que es lo que busca. Los  pequeños y finos son del típico seductor. Los almendrados delatan que es un chico práctico y va directo al grano. ¿Y si los tiene redondos?, es el que busca el lado romántico del sexo.

¿Cómo es su boca?

¿Cómo son los  de ese chico que te vuelve loca? Si tienen forma de beso… cuidado, se trata de una persona muy narcisista y ante todo estará él. Si son finos y delgados, estás de enhorabuena… es pura pasión.

La nariz…

Hay tres tipos de narices. Si la tiene como Brad Pitt, es una persona fogosa y muy pasional, el le encanta. Si la tiene respingona, es un chico tímido, así que tendrás que ayudarle pero si la tiene aguileña… estás ante un chico de fuerte personalidad. Le gusta llevar las riendas y más en el sexo.

Las orejas dicen mucho

El protagonista es el lóbulo. Si es grande, delata que se trata de un chico un tanto egoísta. Se centra más en su propio  y se olvida que tú también existes.
Si es un tamaño proporcionado, ¡felicidades!, es un chico que no tiene pudores en hablar de sexo. Sin embargo, si el lóbulo es pequeño… estás ante un chico tradicional… ¡tendrás que enseñarlo el placer del sexo!

El poder está en las manos

Las  son una de las protagonista en cuestión de sexo. Para analizar sus manos, deberás tener confianza con él. Según las líneas de las manos, será el denominado ‘Monte de Venus’, el que te dará la clave. Es el montículo que sobresale en mano debajo del pulgar.

Si es liso y plano: falta de motivación sexual… ¡deberás enseñarle!
Si hay ligeramente un montículo: le gusta el sexo pero le cuesta expresar la  que le corre por la venas.
Si el montículo es prominente: estás ante una bomba sexual… ¡Aprovéchalo!


Anuncios
  1. Según esto, ya sé entonces por qué las buenas observadoras me creen un gran amante y se arriesgan a descubrirlo. 😉

  1. No trackbacks yet.

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.
A %d blogueros les gusta esto: