Anorgasmia

La anorgasmia es la imposibilidad de conseguir el orgasmo sexual, aunque el deseo y la excitación se hayan producido previamente. Su ausencia suele desarrollar una enorme frustración en la mujer y derivar en infelicidad, baja autoestima y depresión.

En las mujeres, el orgasmo es una acción refleja estimulada por la excitación sexual, la cual ocasiona contracciones rítmicas en los músculos que envuelven la vagina. Etimológicamente orgasmo es “hervir de ardor”.

Las investigaciones realizadas por los científicos Masters y Johnson determinaron que, el ciclo de respuesta sexual lo conforman cuatro fases: Una, de excitación, la segunda de meseta o nivelación, la tercera, de orgasmo y la última, de resolución. Ellos señalaron que en promedio, ellas alcanzan al orgasmo durante el acto sexual en un lapso que va de diez a veinte minutos, mientras que los hombres, normalmente, lo hacen entre dos a cuatro minutos.

Muchas mujeres llegan al orgasmo mediante la masturbación mas no lo logran durante la relación con su pareja. Sonia Blasco, en su libro “Camino al Orgasmo”, señala que “el orgasmo producido por la estipulación del clítoris es más intenso, más localizado y de mayor nitidez. Ella considera que “la estimulación del clítoris es lo que desencadena el orgasmo”. Otros autores argumentan que el orgasmo puede ser vaginal y que la simple penetración puede generarlo. Seymur Fisher, en una investigación que incluía a más de trescientas mujeres, encontró que en un porcentaje alto las mujeres casadas no llegan al orgasmo en el acto sexual y otras lo logran sólo mediante caricias de sus parejas.

Helen Kaplan estima que un 10 % de las féminas no experimentan el orgasmo. Un 10 % lo experimenta eventualmente dependiendo del compañero. Un 50 % lo disfruta a través de la penetración y la estimulación del clítoris y un 30 % solamente con la penetración.

Las causas de la anorgasmia femenina son de origen variado y multifactorial. Aunque a veces se piense lo contrario, las causas físicas o médicas no suelen ser las más frecuentes, como si la imperfecta relación sexual que se tenga con la pareja permanente o casual.

Existen tratamientos efectivos, que comprenden terapias individuales y/o de pareja que permiten minimizar las actitudes negativas y prejuicios en torno a la sexualidad, regenera la relación entre la pareja y aplica una serie de ejercicios que mejoran las habilidades sexuales. Si lo desea visite a un sexólogo o psicólogo que le brinde ayuda profesional. Se logran resultados positivos en un porcentaje muy alto.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.
A %d blogueros les gusta esto: