Punto G – Existe o No?

¿Qué pensarías si te dijeran que ese punto que tanto te hace vibrar es fruto de tu imaginación?

El punto G femenino, sigue siendo un expediente sin resolver. La letra más orgásmica del abecedario es un paraíso para algunas y un gran desconocido para otras ¿Quién le diría a su descubridor, el ginecólogo alemán Ernest Gräfenberg, que la existencia de dicha zona erógena causaría tanto revuelo?
El punto G de la mujer es una bomba de placer que lleva directa al séptimo cielo. Quien lo ha experimentado puede dar fe de ello, sin embargo ¿Dónde se esconde este botón tan placentero?
Después del gran hallazgo, en 1950, por Gräfenberg, que lo localizó en el interior de la vagina, siguen las dudas a cerca de la existencia de una de las zonas más erógenas de la mujer ¿Y si fuera fruto de la imaginación?
A continuación, intentamos salir de dudas… ¿Será realidad o tan solo un mito?

El punto G femenino, sigue siendo un expediente sin resolver. La letra más orgásmica del abecedario es un paraíso para algunas y un gran desconocido para otras ¿Quién le diría a su descubridor, el ginecólogo alemán Ernest Gräfenberg, que la existencia de dicha zona erógena causaría tanto revuelo?
El punto G de la mujer es una bomba de placer que lleva directa al séptimo cielo. Quien lo ha experimentado puede dar fe de ello, sin embargo ¿Dónde se esconde este botón tan placentero?
Después del gran hallazgo, en 1950, por Gräfenberg, que lo localizó en el interior de la vagina, siguen las dudas a cerca de la existencia de una de las zonas más erógenas de la mujer ¿Y si fuera fruto de la imaginación?
A continuación, intentamos salir de dudas… ¿Será realidad o tan solo un mito?

Después de que en 1950 Gräfenberg lo encontrara, la popularización de esta zona erógena llegó en la década de los 80 con el libro The G-Spot and Other Recent Discoveries About Human Sexuality (Alice Kahn Ladas, Beverly Whipple y John D. Perry, 1982) En palabras de Beverly Whipple, ‘cuando se estimula el punto G y comienza a hincharse, por lo general, puede sentirse como un pequeño poroto (frijol) esponjoso y en algunas mujeres se hincha hasta alcanzar el tamaño de una moneda’.

Sin embargo, hay quien sigue reafirmando que esta zona erógena femenina es un mito y cuestiona su existencia tal como recoge una investigación publicada en el ‘Journal os Sexual Medicine’. La investigación dirigida por Timothy Spector en el University College de Londres , después de analizar a más de 1.800 mujeres de 18 a 83 años, todas ellas gemelas genéticamente idénticas , llegaron a la conclusión que dichas hermanas deberían tener el punto G en el mismo sitio. ‘Si una de las gemelas idénticas respondía que sí, se esperaba que la otra, que tenía genes idénticos, también tuviera la zona erógena. Pero este patrón no se produjo’, señalaron los autores de la investigación que llegaron a la conclusión de que ‘o bien no podía medirse el punto G a partir de las respuestas subjetivas de las propias mujeres, y que era una sensación más que un área específica o simplemente no existía’.

Después que lo británicos negaran la existencia de dicha zona de alto voltaje, los franceses ponen en entredicho el estudio del King’s Collage y afirman que el Punto G sí existe, aunque hace falta ser descubierto. El experto Sylvain Mimoun ha declarado, en una conferencia sobre Ginecología realizada en París, que “el 60% de las mujeres tienen el punto G, lo único que hay que hacer es encontrarlo”. “Al descubrir las partes sensibles del propio cuerpo, esta zona sensible se vuelve cada vez más y más funcional. En cambio, si nunca lo ha tocado o nadie lo ha tocado el punto G no existe para ella”, mantiene Mimoun. Declaraciones recogidas por Informativos Telecinco

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.
A %d blogueros les gusta esto: