¿Por qué algunas personas roncan?

Según los estudios, un 45% de las personas ronca ocasionalmente y un 25% lo hace de forma habitual. Es un problema más frecuente en los hombres y en las personas con sobrepeso y, además, se agrava con la edad. Pero, ¿Por qué se produce este fenómeno?

Irónica señal que advierte de la presencia de personas roncando

Irónica señal que advierte de la presencia de personas roncando

El ronquido se produce cuando existe una obstrucción para el paso del aire en la zona posterior de la boca y la nariz, donde coinciden la lengua, el paladar y la úvula o campanilla. Cuando uno de ellos choca con los otros, al respirar se produce una vibración que genera el ruido típico.

La persona que ronca tiene, al menos, uno de los siguientes problemas:

Flojedad muscular en los músculos de la garganta o de la lengua. Cuando esto se produce, la lengua cae hacia atrás y, junto a la garganta, cierra el paso de las vías respiratorias. Es fácil que el tono muscular se relaje tras haber consumido alcohol, medicamentos o drogas. Por eso, hay personas que no suelen roncar y sí lo hacen cuando han bebido. Pero también puede producirse la relajación en fases profundas del sueño, sin necesidad de haber ingerido nada.

Excesivo desarrollo de los tejidos de la garganta. Las amigdalas grandes, comúnmente llamadas vegetaciones son la principal causa de ronquido en los niños. Igualmente, las personas con sobrepeso sufren un incremento en el desarrollo de estos tejidos y por eso suelen roncar.

Exceso de tamaño del paladar o la úvula. El paladar grande dificulta el paso entre la nariz y la boca, colgando entre ambas vías respiratorias y provocando el sonido del ronquido, al rozar el aire con él.

El alcohol provoca que ronquemos

El alcohol provoca que ronquemos

Obstrucción de las fosas nasales. Esto hace necesario efectuar un esfuerzo para inhalar el aire por la nariz que genera un vacío en la garganta, dando lugar a una caída de los tejidos blandos hacia esta última y provocando el ronquido. Por ello, algunas personas sólo roncan cuando tienen catarro o ataques de alergia.

Por último, el tabique nasal desviado dificulta el paso del aire y puede provocar que se ronque.

El ronquido, aparte de no dejar dormir fácilmente a quienes lo oyen, es perjudicial para el que lo padece, pues altera el sueño y éste no resulta reparador, lo cual, a su vez, puede producir elevación de la tensión arterial. Y, en casos extremos, puede originar la llamada apnea del sueño.

Para evitar este padecimiento, aparte de consultar al médico, podemos seguir unas sencillas pautas que nos ayudarán. Éstas son: evitar la vida sedentaria, el uso de tranquilizantes y –en la medida de lo posible- el cansancio excesivo; no realizar cenas copiosas ni beber alcohol antes de acostarnos; dormir preferentemente de costado en vez de boca arriba; y colocar la cama levemente inclinada, con la cabecera más alta que los piés.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.
A %d blogueros les gusta esto: