Algunos consejos para corregir la tartamudez en los niños

La tartamudez es un problema muy común en los niños. Pero, antes de nada, debemos tranquilizar a los padres, ya que ésta, muchas veces, es una simple falta de ritmo al hablar que se produce a lo largo del aprendizaje del niño, que, en su proceso de asimilación del lenguaje, tiende a repetir sílabas y a titubear. Estos casos desaparecen espontáneamente sin mayores complicaciones.

Los primeros años son proclives a la tartamudez

Los primeros años son proclives a la tartamudez

Más compleja es la tartamudez real. Ésta se produce cuando el niño repite sonidos más de dos veces y muestra tensión y dificultad en los músculos faciales, sobre todo alrededor de la boca, cuando intenta hablar. Además, el tono de la voz se eleva en las repeticiones y, ocasionalmente, se bloquea. Aparte de ponerse en manos de un logopeda, hay una serie de pautas que podemos seguir para ayudar a nuestro hijo.

En primer lugar, cuando hablemos con él, debemos hacerlo de forma lenta y relajada. No tan despacio que suene anormal, pero sí sin prisas, con muchas pausas. Igualmente, es bueno dedicar un tiempo al día a escucharlo, dejándole que nos cuente lo que se le ocurra, calmadamente.

Si nuestro hijo nos pregunta algo, es conveniente hacer una pausa antes de responderle. Esto restará presión al niño a la hora de contestarnos y sus palabras serán más relajadas.

Asímismo, no debemos perder la paciencia en ningún momento. El niño hace lo que puede y, si nos ve alterados, se pondrá más nervioso y hablará peor. Por el contrario, si mantenemos una actitud paciente, lo ayudaremos de forma significativa.

En este sentido, cualquier alteración dificulta la capacidad de hablar. Por ello, si el niño está nervioso o frustrado por algo, hablará peor. En ocasiones, será su propia tartamudez lo que le incomodará. En estos casos, debemos restarle importancia, con frases del tipo ’sé que, a veces es difícil hablar’ o sencillamente abrazándolo.

La tartamudez leve suele remitir en la adolescencia

La tartamudez leve suele remitir en la adolescencia

Repetir o prolongar sonidos es la forma más sana y menos preocupante de tartamudez. Por ello, todo lo que ayude a nuestro hijo a tartamudear así y no tensamente o saltándose palabras será beneficioso para él.

En resumen, como en tantas otras facetas de la educación de nuestro hijo, es fundamentaltener paciencia y comprensión. Y, si en último término, nos parece que el problema es más complejo de lo que parecía, ponernos en manos de un profesional para que nos ayude. Él sabrá mejor qué hacer.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.
A %d blogueros les gusta esto: