Educando: Contabilidad y finanzas para no financieros

Nos proponemos, con este artículo, iniciar una serie en la que trataremos de explicar nociones básicas de contabilidad y finanzas para aquellas personas que no sean profesionales del sector, pero les interese tener algunos conocimientos sobre el tema. Comenzaremos hablando de la “cuenta de pérdidas y ganancias”.

Ésta es la que revela el resultado de la empresa durante el año. El resultado es el producto de restar a los ingresos obtenidos por el negocio los gastos que se han producido:

Cuenta de resultados =  Ingresos – Gastos

Esto parece pura lógica, pero, como veremos inmediatamente, no todas las partidas que se consideran gasto son tan sencillas.

En lo que respecta a los ingresos, éstos son de dos tipos : Las ventas, es decir, las entregas de bienes o servicios a los clientes ; y los ingresos financieros, esto es, los intereses que la empresa percibe de los bancos por las inversiones que efectúa.

 

 

 

Los gastos son, generalmente, más variados. Así, encontramos diversos tipos : como son :

Los costes de los materiales que compramos, tanto para uso propio como para la  venta  en el negocio. Debemos precisar que no debe confundirse entre compras y costes de material, puesto que normalmente no coinciden. El coste de los materiales es igual a las compras, más las existencias iniciales (es decir, los materiales que ya teníamos a principio de año), menos las existencias finales (esto es, los materiales que nos quedan a final de año) :

Compras  + Existencias iniciales  –  Existencias finales = Coste de los materiales

Ejemplo : se compra por valor de 30.000 euros. Las existencias iniciales ascienden a 3.000 euros. Y las existencias finales son de 20.000 euros :
30.000 + 3.000 – 20.000 =  13.000 euros  =  coste de los materiales.

Los gastos de personal : sueldos y seguridad social.

     Los impuestos.                                                     

Los gastos generales : material de oficina, publicidad, etc.

Los gastos financieros: intereses y comisiones que la empresa paga a los bancos por el dinero y servicios que prestan.

Las amortizaciones: éstas reflejan el desgaste y pérdida de valor que sufren las máquinas y otros activos fijos de la empresa, como por ejemplo los vehículos, por su uso y antigüedad. Deben incluirse anualmente en los gastos. Se calcula con arreglo a unas normas que en su momento se verán.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.
A %d blogueros les gusta esto: