Propositos para el 2009

Enero parece ser el momento de las grandes decisiones, del borrón y cuenta nueva, de dar vuelta a la página. Pero, en vez de establecer metas altísimas, casi siempre imposibles de cumplir ¿por qué no proponernos objetivos posibles?

Desde cero

Quizás uno de los objetivos puede ser no fijarse metas en esta época del año en la que hay tantas presiones flotando en el ambiente: la familia que viene de visita, los viajes, el balance de la empresa, las reuniones de la oficina, brindis, brindis y más brindis.

En el primer día de un nuevo año haz una lista de todo lo que quieras cambiar y confía plenamente en que con un poco de trabajo lo lograrás. Tal vez te sea de utilidad una guía propuesta por el área de Salud y Nutrición de los Institutos Nacionales de Salud, que indica que, para generar un cambio real, es muy importante comprender que cualquier hábito que se modifique no sólo mejorará nuestras vidas sino también las vidas de los que nos rodean.

Balance entre lo que comemos y la actividad física. No hay un patrón único a seguir: cada persona sabe cuánto come y cuál es la actividad física que más le gusta o conviene.

Realizar ejercicio acorde con nuestras posibilidades. No debes forzarte a bailar hip hop porque es el baile de moda. Puedes caminar algunas cuadras al día, jugar más con los niños, andar en bicicleta, bailar. No es necesario gastar en inscripciones en todos los gimnasios de la ciudad si dejaremos de ir a la segunda clase. Lo importante es mover un poquito los huesos.

Elegir los alimentos de cada grupo en forma inteligente. Siempre habrá alguno que nos guste y, combinándolos, se podrá diseñar una dieta más balanceada. Demuestra toda tu inteligencia a la hora de elaborar tus comidas.

Reducir las porciones. Muchas veces no comemos mal, sino que comemos mucho. Es muy importante disminuir las porciones, para no forzar al cuerpo en el proceso de la digestión y no sentir esa pesadez que, en definitiva, acumula grasa y calorías.

Realizar cinco comidas. Proponerse comer cinco veces al día, distribuyendo en esas comidas la mayor variedad posible de alimentos para acelerar tu metabolismo.

Evitar los snacks calóricos. Es muy tentador ir a una máquina y por 75 centavos de dólar, coger un chocolate. Cuidado, ese aporte de calorías supera a veces a la de una merienda saludable. Sustituye estos antojos por un puñado de frutos secos o algún yogur bajo en grasas.

Establecer un día permitido. Si hay alguna comida a la que no puedes dejar de sucumbir, pues ofrécete una tregua una vez a la semana. Pero, cuidado, respetando los tres puntos anteriores, especialmente el primero. No comas cinco porciones de pizza, come dos.

Hacerte adicta al agua. Este líquido vital no sólo te ayudará a mantener a raya la cintura, sino que además te hidrata y eso se refleja en tu piel. Deja a un lado las bebidas alcohólicas por unos meses y renuévate desde adentro.

Dejar de utilizar sal en exceso. Uno de los principales enemigos de una dieta sana es la sal, su exceso provoca hinchazón y problemas circulatorios. Por eso, no te hagas trampas apelando a frases como “la sal de la vida”: el buen sazón no significa sazón salado, sino sazón sabroso.

Adiós cigarrillos. Tu piel y tus pulmones te lo agradecerán. Propónte hacerlo paulatinamente y si te falta fuerza de voluntad, en el mercado hay cientos de productos que te pueden ayudar a renunciar a la nicotina.

Consiéntete. Eres única, de eso no cabe duda. Así que consiéntete dándote un facial en algún spa o una pedicura que tome un par de horas. Si te sientes bien por dentro ten por seguro que en el espejo lucirás hermosa.

Para Roberto Salazar, titular del Servicio de Alimentos y Nutrición del Departamento de Agricultura, una excelente guía que hasta se debería llevar en la cartera o en la maleta es la nueva pirámide nutricional. “Esta pirámide hará más fácil encontrar información de nutrición vital para la buena salud y también permitirá personalizarla para adaptarla a cada estilo de vida”. La puedes visitar en http://www.mypiramid.gov.

Sin embargo, para lograr estos objetivos es necesario romper la inercia. Ir paso a paso, día a día. Verás como pronto observarás resultados en tu estado general, no sólo en tu talla, que te ayudarán a sentirte plena. Y a seguir adelante.

CUÉNTANOS: ¿Cuáles son tus propósitos para el 2009?

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.
A %d blogueros les gusta esto: