Químicos amenazan con afeminar a hombres y animales del mundo

 

Científicos califican el hecho como una amenaza para la evolución

El empleo de más de 100 mil nuevos químicos y pesticidas en los últimos años no sólo es un riesgo de cáncer, sino que daña los genitales y la habilidad de procrear en el género masculino, humano y animal, según un nuevo estudio.


Este estudio, respaldado por algunos de los científicos líderes en el mundo, muestra que muchas sustancias químicas comunes están feminizando a los machos de todas las clases de vertebrados, desde peces a mamíferos, incluyendo al hombre, lo cual es una alerta roja para la humanidad, pues la evolución está siendo interrumpida.

En Estados Unidos los estudios también demuestran que las mujeres expuestas a químicos durante el embarazo tienen hijos hombres con genitales afeminados y penes más pequeños.

La Comisión Europea admitió que el 99% de los nuevos químicos no son adecuadamente regulados ni hay información de seguridad sobre el 85% de ellos.

Muchos de estos químicos son “interruptores endocrinos” (que afectan las características de los géneros) porque interfieren con las hormonas. Entre ellos se cuentan los ftalatos empleados para envolver alimentos, los cosméticos, talco para bebés, retardantes del fuego en los muebles y aparatos eléctricos, artículos de PCB y muchos pesticidas.

El informe, publicado por CHEMTrust, que recopila más de 250 estudios científicos de todo el mundo, se concentra en especial en la vidas silvestre identificando efectos en las especies, desde los osos polares del Ártico hasta las llanuras sudafricanas, y desde las profundidades de las ballenas en los océanos hasta las aves de alto vuelo, como los halcones y las águilas.

Entre las conclusiones se tiene:

  • Los machos de las especies de las principales clases de animales vertebrados (incluyendo los peces con huesos, anfibios, reptiles, aves y mamíferos) han sido afectados por los químicos en el ambiente.
  • La feminización de los machos de numerosas especies de vertebrados es ahora un hecho ampliamente difundido. Todos los vertebrados tienen similares hormonas receptoras, las cuales se conservaron mediante la evolución. Por tanto, las observaciones en una especie pueden servir para poner de relieve las cuestiones sobre la contaminación y de preocupación por otros vertebrados, incluyendo a los humanos.
  • Los peces están siendo afectados particularmente por los contaminantes por vivir en aguas contaminadas, las cuales toman no sólo en su comida, sino a través de sus agallas y su piel. Son los primeros en mostrar los efectos del daño de género.
  • En la mitad de peces machos en aguas de ríos bajos del Reino Unido se ha encontrado que desarrollan huevos en sus testículos, en algunos lugares las cucarachas machos cambiaron de sexo. Las hormonas femeninas, generalmente transmitidas mediante las píldoras anticonceptivas sin alteración a través de las alcantarillas fueron un factor de desmasculinización. Estos cambios también se han observado en Benín, África, en el Mar del Norte, en el Mediterráneo, Osaka, Japón y en la costa occidental de Estados Unidos.
  • En Australia, el 40% de sapos de caña, que son una plaga indestructible, se han convertido en hermafroditas en una zona de mucho trabajo agrícola, mientras que otro 20% de estos batracios padecen de una feminización menor, lo cual también ha sido observado en sapos canadienses en los que se supone sufren las consecuencias de los pesticidas.
  • En Florida, los lagartos machos expuestos a pesticidas presentan un menor nivel de testosterona y mayores niveles de estrógenos, además de testículos anormales, penes más pequeños y fallas reproductivas. En una clase de tortugas machos se observa características femeninas, y en Great Lakes, las grullas y los halcones peregrinos han producido las proteínas femeninas para hacer yemas, además, las águilas calvas tienen dificultad para reproducirse en áreas muy contaminadas por químicos.
  • En el Reino Unido se ha observado que ciertas aves que comen gusanos contaminados con hormonas femeninas en obras de alcantarillados han cambiado sus tonos de canto.
  • En Alaska se ha observado que dos tercios de ciervos de cola negra presentan testículos no descendidos y cornamentas deformadas; y en Montana se evidenció anomalías genitales en dos tercios de los ciervos de cola blanca.
    Similares daños se observan en Sudáfrica en diversos mamíferos, entre ellos se encontró ratones rayados que no producen esperma.
  • En los osos polares se observó ejemplares hermafroditas, con penes y vaginas y en el resto de machos se comprobó una producción disminuida de esperma y penes más pequeños.
  • Otras observaciones en las ballenas Beluga de Canadá, en el estuario San Lorenzo, contaminado con PCB, dan cuenta de una pobre reproducción, así como en otras especies, como los delfines.

Los científicos advierten de una evidencia numerosa que constituye una alerta tanto para la vida salvaje como para los humanos. Todas las poblaciones de vida salvaje pueden estar en riesgo por la reducción de su reserva genética, que los hace más vulnerables a las enfermedades y a los cambios climáticos del calentamiento global.

El doctor Pete Myers, jefe científico de Ciencias de la Salud Ambiental, y una de las más destacadas autoridades en químicos que dañan las características sexuales, señaló: “Hemos arrojado 100 mil químicos en un sistema hormonal finamente equilibrado, de modo que no sorprende comprobar efectos graves en el cambio más rápido en la historia de la evolución del mundo.

El profesor Lou Gillete, de la Universidad de Florida, uno de los académicos más respetados de este campo, manifestó que el informe ondea una bandera roja de alerta: “Si estamos viendo problemas en la vida salvaje, podemos preocuparnos que algo similar acontece con una proporción de los humanos masculinos”, sentenció.

En la Universidad de Rochester, en Nueva York, un trabajo de investigación muestra que los niños nacidos de madres con altos niveles de ftalatos presentaban penes más pequeños y testículos no descendidos, además de tener una distancia menor entre sus anos y sus genitales, lo que es un signo típico de feminización. En la Universidad Erasmo Rotterdam se evidenció que los niños cuyas madres estuvieron expuestas al PCB mostraron una psiquis afeminada, con preferencia por el juego con muñecas y tacitas de té, en lugar de los tradicionales juegos masculinos.

En lugares muy contaminados con químicos que dañan las características sexuales, de Canadá, Rusia e Italia, se ha observado el doble de nacimiento de niñas que de niños. En Estados Unidos y Japón también se ha reducido la tasa de nacimiento de niños, con un alza de la tasa de nacimiento de niñas.

Estudios sobre la concentración de esperma da cuenta de una caída en más de 20 países, donde pasaron de 150 millones por mililitro a 60 millones en un lapso de 50 años.

Pero el Reino Unido siempre se ha opuesto a los intentos de la Unión Europea de controlar los químicos que alteran las características sexuales y ha liderado la oposición a una nueva regulación que podría prohibir pesticidas con efectos bloqueadores endocrinos. Casi todos los demás países europeos respaldan las nuevas regulaciones, excepto Irlanda y Rumania, que alegan efectos adversos en la agricultura, lo cual es criticado por los ambientalistas.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.
A %d blogueros les gusta esto: