La sexoadicción o adicción al sexo

El sexo es saludable, divertido y necesario para llevar una vida normal.

Pero también el sexo practicado en forma desmedida, al extremo de perturbar la vida psíquica y social de una persona, puede transformarse en una verdadera adicción, tal como lo pueden ser las drogas y el alcohol.

La sexoadicción, o la adicción al sexo, si bien existe desde siempre, parece ser un mal de estos tiempos.

Quizá porque ahora se lo trata más abiertamente, y porque existen más elementos para potenciarlo, como por ejemplo Internet.

Algunas de las causas, por las que las personas pueden hacerse adictas al sexo son: carencias afectivas, conflictos emocionales no resueltos, depresiones, estrés, ansiedad, problemas con la propia intimidad, entre otros factores predisponentes.

Otros estudios demuestran que un 80% de los adictos al sexo, tienen antecedentes de haber sido abusados sexualmente.

En tanto, los especialistas, más que hablar de enfermedad, lo catalogan como un síntoma asociado a otros desequilibrios psicológicos, en donde el acto sexual, es utilizado como un medio para apaciguar, sustituir o compensar carencias afectivas.

Detrás de un adicto al sexo, se encuentra una persona con carencias afectivas y conflictos no resueltos, que busca en el sexo una forma de evadirse de la realidad en la que está inmerso.

Los adictos al sexo, viven su realidad con infelicidad, vergüenza y con un sentimiento de culpa.   

Los sexo-adictos, tienen dificultades para relacionarse, y para serles fiel a su pareja, ya que viven con una inconstante sensación de insatisfacción.

Por esto es fundamental diagnosticarlo, y someter al adicto a un tratamiento, ya que de lo contrario, sus relaciones personales tienden a deteriorarse.

Los tratamientos pueden ser psicológicos, y en algunos casos farmacológicos.

¿Pero cómo reconocer a un adicto al sexo?.

Los adictos al sexo, comparten un mismo patrón.

En el portal Salud y Medicinas, enumeran el perfil de un adicto al sexo, que vale la pena conocerlo:

• Actitud incontrolable que lleva a espiar a personas desnudas o a parejas teniendo relaciones sexuales, con invasión de su privacidad (voyeurismo).
• Excitación excesiva generada por menores de edad o niños, lo cual inspira actos de pederastia (abuso sexual contra infantes).
• Exhibicionismo abierto, con demostración de genitales o actos masturbatorios públicos.
• Frotamientos o caricias con personas ajenas en aglomeraciones o en vehículos de transporte colectivo.
• Masturbación exagerada y compulsiva, que se acompaña de imágenes pornográficas o de actos sexuales.
• Sexo compulsivo con sexoservidores -hombres, mujeres, travestis o transexuales-, mediante encuentros callejeros o citas telefónicas.
• Sexo promiscuo u orgiástico (interacción sexual con más de un individuo).
• Sexo en serie; encuentros sucesivos durante el día

Un mal que afecta más a hombres que a mujeres, y que es necesario identificar y buscar ayuda, para poder vivir y disfrutar de una vida sexual plena.

 

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.
A %d blogueros les gusta esto: