Google no es el paraíso de meses atrás

 

Además de analizar miles de contratos temporales, en algunas oficinas los empleados ya no pueden llevar comida a sus hogares, suprimieron el horario de la merienda y redujeron el tiempo dedicado a proyectos nuevos, dando prioridad a los que den beneficios
Muchas veces se habló de la vida de los empleados de Google, un verdadero paraíso para algunos con comida gratis, espacios de recreación y tiempo libre para desarrollar nuevas ideas.

Pero la crisis está golpeando a todas las empresas, incluida Google. Semanas atrás se había anunciado que la empresa estaba revisando los contratos de 10 mil empleados temporales -desde ingenieros a personal de las cafeterías- y reduciendo de manera significativa las nuevas incorporaciones.

Un artículo de The Wall Street Journal puso en evidencia que las consecuencias de la crisis financiera se trasladó ahora a las comodidades y beneficios que tenía trabajar en Google.

Eric Schmidt, CEO de la empresa, dijo que “no se le dará” a un ingeniero 20 personas para trabajar en determinados proyectos experimentales nunca más hasta que “la rueda vuelva”. “Allí podremos volver a poner en marcha esta brillante visión”.

De acuerdo al mismo diario, “en los meses recientes se redujo las horas de servicio de la cafetería y se suspendió el tradicional te de la tarde en la oficina de Nueva York”. Al respecto, un vocero dijo que no está cambiando la cultura de la empresa: “Nuestra cultura única es una parte esencial que hace que Google sea Google”.

Y para manejar de una manera más adecuada los proyectos en desarrollo, los ejecutivos top pidieron a los vicepresidentes de área que hicieran un ránking con las 20 ideas más prometedoras.

Aquellas que figuraran en la lista tendrían asegurados los recursos y las que no tendrían pocas chances de tener el soporte necesario.

“Algunos ingenieros se quejan de que no pueden conseguir los empleados y las máquinas que necesitan para desarrollar sus ideas. Este no es un pequeño problema entre los programadores de elite, muchos de los cuales se sumaron a la empresa por la oportunidad de trabajar en esos proyectos”, dijeron antiguos y actuales empleados de Google a The Wall Street Journal
 
“Una amiga en Nueva York me confiesa que lo pasa mal con los nuevos horarios de comedor, más estrictos. Durante el último año ha comido gratis y caliente tres veces al día cuando le venía en gana. Ahora tiene que hacer malabarismos para desayunar y la variedad es mucho menor. Se acabó llevarse la comida a casa, un truco muy socorrido en las oficinas de Google en Chelsea. Tampoco se puede invitar a conocidos -por ejemplo, un servidor- a comer en esa terraza fantástica con vistas al Midtown”, menciona sobre el tema Gadget Blog de El Mundo de España.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.
A %d blogueros les gusta esto: