El abuso de las compras en Navidad deriva en adicción en el 10% de casos

Los peligros de la falta de autoestima y el trabajo no deseado en la sociedad moderna. Las enfermedades brotan como champiñones y las consecuencias son de lo más variopintas así como los síntomas. Si hace un tiempo la gente se echaba las manos a la cabeza por la adicción al teléfono móvil o internet y se empezaban a tratar algunos casos en centros de desintoxicación, ahora una profesora de la Universidad de Granada (UGR) cataloga sintomatología y pone cifras a la compra compulsiva que realizan algunas personas durante la época de Navidad. Afirma que el abuso de las compras navideñas se convierte en una patología tan grave como el alcoholismo o la drogadicción en una de cada diez personas.

Es más, Francisca López Torrecillas, profesora del departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Universidad granadina y experta en adicciones psicológicas, asegura que el excesivo consumismo de estas fechas está asociado a problemas de depresión relacionados con el desencanto laboral, en el caso de los hombres, y de baja autoestima, en el de las mujeres. En definitiva, gente poco contenta con la vida que lleva.

La profesora López Torrecillas también explica claramente los comportamientos de esta patología que se traducen en adquirir productos con la excusa de regalarlos para quedárselos después, esconder las compras a los familiares o comprar comida en exceso que luego se pudre. Estos son sólo algunos de los actos no saludables que se refugian detrás de un hábito tan frecuente de estas fechas como son las compras navideñas. No obstante, puede llegar a esconderse un serio problema psicológico, cuyas consecuencias a largo plazo en la salud mental de las personas son «nefastas».

La experta explica en un comunicado de prensa de la UGR, que los efectos de esta patología son similares a los del alcoholismo, la ludopatía o la adicción a internet. «Se trata de personas que no reconocen su problema, y que lo ocultan a sus familiares. Los adictos a las compras navideñas adquieren productos compulsivamente con la excusa de regalarlos, pero muchas veces se los quedan finalmente para ellos mismos», apunta la investigadora.

Así las cosas, en estos días que las calles se llenan de luces y de escaparates con miles de productos, López Torrecillas insiste en que, aunque el consumismo navideño en exceso está asociado a un estado depresivo, se debe a distintos problemas en función del sexo del sujeto. «Los hombres que gastan grandes cantidades de dinero en estas fechas lo hacen por desencanto laboral, porque no se encuentran satisfechos con su posición económica o no se consideran lo suficientemente valorados. Esto les hace refugiarse en el alcohol, las drogas o en las compras compulsivas», matiza.

Los hombres y mujeres ‘enganchados’ al consumismo navideño compran de forma diferente. «Ellas adquieren adornos y productos de belleza, como ropa, pintura y cosméticos, mientras que ellos se decantan por aparatos electrónicos, material deportivo y complementos para sus coches».

La experta en adicciones psicológicas afirma que la publicidad y el hecho de que las rebajas comiencen cada vez antes «no ayudan en absoluto a solucionar el problema, más aún, ‘engancha’ cada vez a más personas». En este punto, insta a las administraciones a ejercer un mayor control sobre este ámbito, «como ya han empezado a hacer con el tema de la anorexia».

La profesora López Torrecillas asegura que, tras las compras exageradas, en estas personas se suele despertar «un fuerte sentimiento de culpabilidad y arrepentimiento», al comprobar el dinero que se han gastado, con frecuencia muy por encima de sus posibilidades. «Al igual que ocurre con otras adicciones similares, como la ludopatía, los adictos a las compras navideñas deben dirigirse a un especialista o a una asociación que pueda ayudarles a atajar este grave problema».
Fuente: http://www.ideal.es

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.
A %d blogueros les gusta esto: