Concecuencias de la quiebra de CAP-CANA

La incapacidad de Cap Cana de cumplir con sus compromisos financieros la coloca en el umbral de la quiebra. El impacto de su caída se expandirá más allá de las fronteras de ese proyecto inmobiliario. La calidad del crédito del resto de la economía dominicana sufrirá un grave deterioro, elevándose el costo de financiamiento en los mercados internacionales para los agentes económicos locales. En consecuencia, la quiebra de un proyecto localizado en el Este del país empobrecerá a todos los dominicanos.


El pasado 19 de noviembre Cap Cana no pudo pagar 100 millones de dólares que le debía a Deutsche Bank y a Morgan Stanley. La imposibilidad de mantener un ritmo de construcción y entrega de lotes urbanizados, condominios y villas redujo el flujo de efectivo de la empresa. Ese descenso deterioró su calidad crediticia, impidiendo que sus acreedores estuviesen interesados en posponerle el pago.
Hace unas semanas recomendé públicamente a los propietarios del proyecto que realizaran su recapitalización para poder cumplir con el pago de la deuda. Cabe recordar que la familia Hazoury -principal accionista de Cap Cana-, vendió recientemente las acciones que poseía en Aerodom, por lo cual tienen, en principio, la posibilidad de inyectar más de 100 millones de dólares al proyecto. Lamentablemente, esos accionistas no realizaron la inversión y prefirieron que llegara la fecha de vencimiento del préstamo y no pagar. Ese evento provocará un incumplimiento cruzado (cross default) con los bonos o notas que tienen vencimiento en el año 2013, lo cual significa una aceleración del pago del valor facial de 250 millones de dólares mediante la ejecución de las garantías.
La debacle de Cap Cana reducirá considerablemente el valor de los recursos invertidos por numerosos agentes económicos en ese proyecto. Cabe recordar que hacia mediados de 2008, la empresa había vendido lotes y productos residenciales por una suma superior a los 1,240 millones de dólares. En ese monto se incluyen los 55 lotes que fueron vendidos en el Farallón Trump -en un solo día- por un monto total de 276 millones de dólares. Las personas que pagaron precios elevadísimos por esas propiedades sufrirán un descenso notable de su riqueza.
Los precios de los lotes, villas y condominios caerán estrepitosamente. Después de registrar incrementos de precios entre 17% y 38% como promedio anual por tipo de producto, se espera que la noticia de la quiebra del proyecto provoque un alejamiento de nuevos compradores y una tendencia a la venta por aquellos que actualmente poseen esas propiedades. Se prevé que todos los que compraron a precios elevados duren años en recuperar -si es que lo logran- su inversión inicial.
La situación es muy complicada para los agentes económicos que compraron en Cap Cana con fines especulativos. Aquellos que deben dinero a los bancos locales o extranjeros tienen en la actualidad una posición patrimonial neta negativa con relación a sus inversiones en Cap Cana, pues el valor de la deuda supera el valor del activo. Los bancos que hayan financiado operaciones relacionadas con esa empresa registrarán una pérdida del valor de su cartera.
La caída de Cap Cana, un proyecto con un valor que superó durante su esplendor los 3 mil millones de dólares, incrementará el costo del financiamiento de República Dominicana. El bono corporativo de Cap Cana 2013 se cotizaba hace unos días a sólo 22 centavos de dólar, alcanzando su tasa de rendimiento un 60.46%.
Ese precio refleja que los bonistas están pronosticando que las garantías reales y monetarias, que respaldan esa deuda corporativa, no serán suficientes para posibilitar la recuperación del 100% de lo invertido. Esa pérdida de valor deteriorará la calidad del crédito nacional e incrementará la tasa de interés que tendrá que pagarse en los mercados de capitales internacionales. De ahí que la quiebra de Cap Cana será negativa para todo el país.

Anuncios
  1. Ya empezó el reflejo del devastador suceso económico estadounidense.

  1. No trackbacks yet.

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.
A %d blogueros les gusta esto: